Day dreaming

Hoy debería haber tenido un accidente de coche. Tengo una hora por carretera desde el trabajo hasta casa y hoy la he empleado en una preciosa fantasía contigo. He imaginado que venías a buscarme, que al llegar a casa estabas tú allí. Sólo salir del coche, me echabas algún piropo. Hoy llevaba un vestidito de verano rojo muy ajustadito, que me marca hasta las ideas. Con las sandalias de tacón doy el pego, vaya. Te invito a entrar, que para algo soy una chica educada, y te ofrezco algo de beber. Una cerveza, sin vaso. Me parece erótico beber de la botella. Aprovechas un momento que te doy la espalda para apoyar tu botella contra mi cuello. Está helada!!! Siento cómo se me ponen erectos los pezones, arqueo la espalda, pero no me separo. Y tú sigues con un dedo la línea de gotitas que has dejado caer sobre el principio de mi espalda. Lentamente me giro, quedando a escasos centímetros de ti, aún sin recuperar la respiración. Me acerco y acaricio tu mejilla con la mía, dibujo tus labios con mi nariz y finalmente los cubro con mi boca entreabierta, que tú recibes cálidamente. Solo un beso y nos separamos poco a poco. Seguimos hablando como viejos amigos y me explicas que debes arreglar unos asuntos al día siguiente, por lo que tienes una habitación en un hotel. Inocentemente (de veras que mi primera intención era inocente) me ofrezco para acompañarte, enseñarte donde está (que hayas encontrado tú solito mi casa no implica que no quieras ayuda para encontrar tu alojamiento) y así dejar las maletas. Luego ya iremos a dar una vuelta. Subimos al coche y pones una mano en mi muslo. Sonrío. Sonríes. Empiezo a darme cuenta de dónde me he metido. Y la idea me excita. Con total naturalidad pasamos por recepción, coges las llaves y te acompaño, ahora sí, con toda la intención, a dejar las maletas. Al entrar a la habitación, te acercas a la cama y te indico que te sientes. Yo me pongo a horcajadas sobre tus piernas y empiezo a besarte. Ya no como antes, con miedo y ternura, sino con pasión. Tus manos me recorren entera y antes de que me dé cuenta me estás quitando el vestido. Te dejo hacer y, de paso, me quito también el calzado. Quedo así con un brevísimo tanga negro a conjunto con el sujetador. A mi me gusta la igualdad, así que uno a uno voy desabrochando los botones de tu camisa. Y al mismo ritmo en que bajo mis manos por tu torso, voy bajando mi boca, mordiéndote el cuello, besando tu pecho. Desabrocho el primer botón del pantalón y acaricio con un dedo la cintura de tus calzoncillos. Con un suave empuje, te tumbo en la cama. Sigo por unos instantes sentada sobre ti y aprovecho para quitarme el sujetador, cuestión de comodidad. Tú me miras y me acaricias los senos con ambas manos. Me acuesto a tu lado y, mientras me abandono a tus caricias, voy desabrochándote el pantalón y acariciando tu pene erecto a través de la ropa interior. Mientras nos besamos, nos acariciamos y me enamoro de tu mirada: refleja deseo y excitación, pero también cariño. Vuelvo a descender por tu cuerpo y, con un poco de ayuda, te quito los zapatos, los pantalones y los calzoncillos. Me detengo un momento para verte desnudo, pero rápidamente me dejo vencer por la tentación y, ascendiendo por tus piernas, llego a tu sexo. Lo recorro suavemente con una mano. Tú me dejas hacer. Entonces me inclino y lo beso. Voy acariciando tu polla desde la base hasta la punta, mientras la explora mi lengua. Entonces, lentamente, me meto el glande en la boca. Tú no me lo impides, parece q te gusta, así que sigo saboreándote. Disfruto humedeciéndola, masturbándote y mamándotela. Me la meto toda en la boca, succionando y casi parece que me la quiero tragar. Hasta que me dices que pare, que te vas a correr. La rodeo con una mano y me quedo quieta un momento. “Me dejas beber tu leche?” No me contestas, así que entiendo que sí y vuelvo a chupártela. Enseguida noto tu cuerpo en tensión y siento cómo me llenas la garganta, apenas puedo tragar. Poco a poco, voy separándome y acabo a tu lado, con medio cuerpo sobre el tuyo. Y así nos quedamos un rato inmóviles, saboreando el momento. Al llegar a casa, después de comer, he ido al baño y me he desnudado delante del espejo. Cómo si éste fueran tus ojos. Sólo con el tanga me he tumbado a hacer un poco de siesta, pero estaba demasiado inquieta para dormir.

Anuncios

Acerca de Javier Revolo

Javier Revolo escribe "Relatos Tóxicos" https://javierrevolo.wordpress.com/ y en la Revista mensual “Hontanar Digital” http://www.cervantespublishing.com/hontanar.html de la que es sub director. Vive en Sídney, Australia, y es abogado.
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Day dreaming

  1. Uuuaauuuu!
    Y con el frío que tenemos ya por aquí, y oye…, el calor que me ha entrado!!! Jajaja… 🙂
    Me gusta… Me gusta mucho, Javier.
    Me gusta cómo empieza y cómo acaba.
    En cuanto al resto…, al nudo… Es…, es una estupenda descripción, sencilla -y muy natural y directa, por otra parte-, de una fugaz relación sexual. Incompleta, espero. Porque algo falta, digo yo… (Aunque quizá se resuelva en una segunda parte 🙂 donde él imagine cómo casi se atraganta con ella…:) ¿sí?)
    Me ha gustado muchísimo el ritmo. Creo que es perfecto y lo que más resaltaría… Lo digo en serio. Va incrementándose a la vez en todos los campos…, en la propia historia, en el lenguaje utilizado por ti, en el propio cuerpo (del que lee)… Te lleva, sin poder apartar los ojos del texto, de un tirón, hasta la última frase. Es en ese momento cuando no sabes si ponerte a escribir para dejar un comentario, o irte -sonrisa maliciosa colgada de la boca- a hacer un ratito de siesta…
    Jajajajaja!!!!
    Bueno! De eso se trata, ¿no? De transmitir. De hacer sentir. Y si de sexo va el relato…, pues eso!!! Jajaja…
    Me encanta cómo nos pones en situación, muy fácil y muy cómodo. Muy fluido. No hay nada que corte el ritmo. Que moleste… Todo se va desarrollando por donde tiene que ir…
    Es muy gráfico, ¡eso sí! Pero ni tan siquiera las palabras o expresiones que pueden resultar más duras en un texto escrito, llegan a molestar, porque para cuando llegas a ellas, ya estás tan metida en harina :), que todo parece consecuente y natural.
    No hay casi pensamientos que ralenticen el ritmo… Todo son acciones, ¡sensaciones!, rápido, muy rápido, y eso va llevándote, de la mano de la excitación, a querer más y más y más… Leer. Leer más, me refiero… Jajaja! (Como debe de ser, por otra parte… ;))
    Gracias Javier. Ha sido -pocas veces, mejor dicho- un placer. 🙂
    No sé por qué lo tenías guardado… Tienes que ser más generoso con los que te seguimos…, y compartir más… Jajaja. Y está bien que entre lamentos, distancias, tristezas y despedidas, se te cuele de vez en cuando algo de acción a volumen de piel…, que siempre es una alegría. Bueno, a mí sabes que me gusta… 🙂 Pero sólo si está bien escrito. Como en esta ocasión.
    Bien, pues, lo prometido es deuda:
    Beso, querido.
    (Pero casto. Conste que es casto, a pesar del relato y las sensaciones que éste ha provocado… ;))

    Me gusta

    • Hola querida Bea:
      Gracias. Este texto esta escrito desde el punto de vista de una mujer que imagina y describe su fantasia con un hombre al que se dirige directamente.
      El ritmo, como bien senalas, es fundamental, es necesario un “in crescendo” descriptivo en un relato erotico, ir desde un preambulo hacia un punto algido y de ahi dejarse caer…
      Me alegro que te haya gustado!
      Recibe un beso -tambien casto, pero esta vez de castizo- desde la fria Copenhague!

      Me gusta

  2. minicarver dijo:

    Soñar despierto y de que manera ! relato que incita y excita. saludos

    Me gusta

  3. Concha Huerta dijo:

    Que calor desprende este texto tan vital y erótico, que diferente del frio que tenemos por estas tierras. un saludo

    Me gusta

    • Hola Concha:
      Es verdad, cuando lo escribi estaba en Sydney y hacia calor, ahora en Dinamarca y con 4 grados bajo cero, entiendo lo del frio perfectamente.
      Me gusta que hayas dado adjetivos como vital a este texto, creo que es como se debe mirar el sexo en general y este texto en particular.
      Recibe un saludo

      Me gusta

  4. Sibisse dijo:

    Para no ser menos diré que demasiado calor hay por aquí. Una vez más me quedo con esa forma tan detallada de describir hasta el más mínimo detalle. Y este diría yo que demasido explícito y como han dicho muy gráfico, sin tapujos. Un saludo

    Me gusta

  5. Gracias Sibisse!
    Sin tapujos. Es verdad. Lo de explicito un poco menos. Se trata de una fantasia, no sabemos si la mujer es, en su realidad, timida o no, pero su descripcion psicologica de los hechos que imagina es como tiene que ser: explicito, pues con uno mismo no valen los subterfugios.
    Recibe un saludo.

    Me gusta

  6. Un trayecto magnífico y afortunado sin ningún semáforo en rojo en el camino. Y un gran riesgo literario por tu parte el conducir un vehículo tan difícil de manejar como puede ser la mente femenina. Por lo poco que yo pueda saber del tema (y por los comentarios, :-))…¡parece ser que lo lograste!

    Un abrazo, primo

    Me gusta

  7. Querido Miguel:
    Un vehiculo dificil de conducir, una habitacion de la que no se conocen los rincones, tal vez se pueda suponer algunas cosas, intuir otras, sentir y dejarse llevar. En todo caso, ahora que esta terminado y expuesto, estoy contento con el resultado.
    Recibe un abrazo y mis mejores deseos para el 2012 primo. Espero que sea el anyo de tu gran paso dentro del mundo literario, te lo mereces!

    Me gusta

  8. yesyes dijo:

    solo es cerrerar los ojos y vivir tu misma tal y como eres en realidad
    =)

    Me gusta

  9. Yesyes: En efecto, es así, cerrar los ojos y vivir… o vivir con los ojos abiertos y sonyar. Como quieras hacerlo, pero siempre siendo tu misma/o!
    Saludos

    Me gusta

  10. El relato me ha llevado a un estado de placer inimaginable, muchas gracias! Sólo una sugerencia, puedes añadir párrafos? Facilita la lectura, por lo demás, un relato de 10!

    Le gusta a 1 persona

    • Tienes razon en lo de los parrafos, me parece que quedo asi al momento de pasarlo a WordPress. En todo caso voy a intentar arreglar esto pronto.
      Me alegra que te haya gustado el relato, la primera persona funciona perfecto en este tipo de narracion; suerte con las Bragas Usadas!
      Saludos
      P.D. disculpa la falta de acentos pero estoy usando una computadora que no me permite ponerlos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s