La voz de las palabras

Es posible que hayamos hemos leído este exquisito, bien trabado, inteligente y emocionante relato de mi querida Bea de Alejandría “La voz de las palabras” http://beadealejandria.wordpress.com/. Lo quiero volver a leer con mis amigos y por eso lo pongo aquí, ahora, para nuestro disfrute; de las cosas buenas casi siempre, con una segunda lectura, se descubren cosas nuevas, puertas a lugares antes no vistos, una ampliación del espacio previo y, en el mejor de los casos, tal vez una mejor comprensión de nuestra propia vida, del mundo que nos rodea.

Un beso a Bea y a su arte, gracias por este magnífico relato, admirable.

Instantáneas y palabras...

 Una palabra se remueve inquieta bajo el sillón del cuarto de estar.

Le molesta algo de pelusa que se ha amontonado, y la claustrofobia que se respira allí empieza a hacérsele insoportable.

Está harta de estar perdida.

Sólo quiere que la encuentren.

Ser pronunciada.

Mientras, Juan atraviesa el umbral de su domicilio, -como cada día-, a eso de las nueve y cuarto. El almacén de muebles donde trabajaba como contable cierra a las siete. Casi una hora de vuelta al barrio, en tren de cercanías, y después cerca de una hora de parada inexorable en el bar de la esquina.

Para cuando entra en casa, el desánimo, encerrado muy hondo y a la vez siempre a flor de piel, anda ya pelín adormecido -y gracias a eso, casi controlado-, a base de una buena cantidad bien fría de cebada fermentada.

Dentro, tan fría y tan rubia como la cerveza…

Ver la entrada original 1.256 palabras más

Anuncios

Acerca de Javier Revolo

Javier Revolo escribe "Relatos Tóxicos" https://javierrevolo.wordpress.com/ y en la Revista mensual “Hontanar Digital” http://www.cervantespublishing.com/hontanar.html de la que es sub director. Vive en Sídney, Australia, y es abogado.
Esta entrada fue publicada en Narrativa. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La voz de las palabras

  1. Mmmm…
    Me da un poco de pudor dejar un comentario a esta entrada. Pero, ¡claro!, por otra parte, ¿cómo no darte las más encarecidas y efusivas GRACIAS?
    Caray! No me creo estar en tu blog… Jajajaja… ¡Qué sensación más extraña! Se está bien aquí… : )
    Asocio esa hermosísima cola de ballena -quizá orca, no sé bien- emergiendo de un precioso mar azul, con la emoción que siempre siento cuando me dispongo a leer tus palabras… Relatos brillantes o brillantes reflexiones, que de alguna forma siempre consiguen emocionarme. Y verme ahí…, entre “tus cosas”… Uuuufff… Resulta ciertamente turbador…
    GRACIAS, Javier.
    MIL GRACIAS.
    Sinceramente, sin falsas modestias, no creo merecer semejante honor, pero que tú -de alguna forma- lo consideres así… Joooo! Me tiene loca de contento!!!
    Una increíble luna llena me vigila desde un cielo aún relativamente claro, a través de la ventana ante la que escribo, y bajo su atenta mirada te mando -ufana- toda mi gratitud, y un enorme montón de buenos deseos para tu feliz vida…
    Namasté, amigo : )
    Y beso, claro.

    Me gusta

  2. Querida Bea:
    Sabes que este relato es bueno, yo diría -sin temor a equivocarme- que muy bueno.
    No hay muchos relatos por ahí que me hayan dicho tanto sobre la utilidad de las palabras para canalizar lo que somos, y cómo es que esas mismas palabras al perderse de nuestro vocabulario (olvidadas o reprimidas) menoscaban nuestra persona, pues al no usar esas palabras que nos impulsan a ser o hacer cosas, simplemente se produce un deterioro visible de nuestras vidas, deterioro que sentimos y del cual somos conscientes, pero muchas veces no sabemos cómo reaccionar ante esa erosión de nosotros mismos y vamos retrocediendo, reduciendo nuestro mundo, nuestro vocabulario, lo que somos.
    Un excelente relato y un honor tenerlo aquí. Muchas gracias Bea!

    Me gusta

  3. felipejpg dijo:

    Buenísimo, sin duda alguna, abrazos grandes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s