Evolución

Hace poco en el trabajo tuve una conversación entretenida con un compañero, era viernes por la tarde, y aquí en la mayor parte de las oficinas de Sydney, nos reunimos para tomar lo que se denomina el “Friday drinks”. Entre él y yo hay una diferencia de treinta años, siendo yo mayor que él, sin embargo, he de decir que esto no implica nada más de lo que es, un dato numérico, pues tanto mi compañero como yo somos personas que intentamos pensar antes de decir algo y nos tomamos en serio nuestras opiniones, y para este tema, tanto él como yo, llegábamos con un similar bagaje de conocimientos. El tema era la evolución social.
Mi joven amigo considera que, gracias a los cambios que se han venido produciendo en los -al menos- últimos 20 años, nos encontramos en un proceso evolutivo en el que el hombre, gracias a esos nuevos instrumentos tecnológicos y avances científicos, será cada vez más inteligente y, por lo tanto, mejor en todos los aspectos de su vida respecto de como era antes de que estos avances apareciesen.
Pareciera fácil refutar tal opinión, sin embargo, he de decir que no lo es tanto. Ambos estamos convencidos que los cambios de estos últimos años han sido de gran magnitud y también de que aún no somos capaces de evaluar, por falta de la llamada “perspectiva histórica”, sus alcances para la humanidad. En este punto quiero hacer mención a mi amigo, el cineasta Manuel Siles, a quien en alguna oportunidad lo he oído contar una anécdota en la que un presidente chino, al ser interpelado sobre la Revolución Francesa, respondió: “me temo que no puedo responder a su pregunta, pues han pasado solo 300 años y aún no contamos con la perspectiva histórica suficiente para hacer una evaluación justa del hecho.”
Claro que nosotros, que experimentamos el cambio de tecnologías y avances científicos en nuestras propias carnes -avances que, por cierto, se han venido preparando muchos años antes pero se han hecho populares en los últimos veinte-, no tenemos la perspectiva necesaria para hacer una evaluación del alcance, en todos los niveles de nuestras vidas, del impacto de esos grandes cambios ni de qué es lo que va a ocurrir a partir de los mismos, sin embargo, sí que somos capaces de darnos cuenta de que se trata de cambios trascendentes e irreversibles que están transformando la forma de relacionarnos y, en definitiva, de vivir.
Según la teoría de la evolución biológica de las especies, el hombre es un animal que proviene de un primate que compartimos con los monos; esta misma teoría dice que todos los animales tenemos un ancestro común, y de hecho por ejemplo, la aparición de hendiduras branquiales en los embriones tempranos de los mamíferos prueba nuestro parentesco con los peces. Esta teoría de la evolución biológica es la más plausible dentro del estado de la ciencia actual y con la que estamos de acuerdo la mayor parte de quienes no somos religiosos. Estos últimos, como sabemos, prefieren pensar en la creación del universo por la mano de un ser (uno o varios, depende de la religión o creencia) supremo, todopoderoso y anterior a todo lo que conocemos. Pero no hablábamos con mi compañero de esa, según mi opinión, inútil discusión, sino sobre la evolución social, o sea, de la transformación de las relaciones fundamentales de una sociedad a través de una serie de cambios sucesivos, en la que cada uno de esos cambios se halla en relación de continuidad respecto al precedente, y forman una secuencia universal y ordenada.
Lo que me da un poco de temor es que se crea que por tener más ordenadores y “smartphones”, por las cada vez mayores funciones de las pantallas y de los aparatos en general, las casas inteligentes, los automóviles eléctricos, el acceso libre a la información de Internet, estemos evolucionando socialmente.
En música como en pintura, o en cualquier tema, la gente que, como mi compañero, me habla con esa presunción y falta de criterio para calificar el mundo que les rodea, que lo considera un mundo más evolucionado por su aspecto novedoso, me deja un poco estupefacto. Antes se decía “Todo pasado fue mejor” hoy se dice “Todo lo nuevo es mejor” y creo que ambas frases encierran un error, pues nada es mejor simplemente por el tiempo de su aparición, sino que lo es por sus virtudes, sus capacidades superiores a las de aquello a lo que viene a reemplazar, que lo hacen mejor. Hoy vemos que incluso cuando algo reemplaza a otra cosa –pensemos en los smartphones- no siempre -aun cuando tengan nuevas funciones y sean más vistosos- son mejores, pues mayormente siguen haciendo lo mismo: llamadas telefónicas y acceso a la información en la red.
Pienso que la evolución no tiene que ver tanto con simples cambios sino que esos cambios lleguen a constituirse en una mejora sostenible para la humanidad en su totalidad y no solo para un grupo de personas que vende o compra cosas, y que acumula poder, gracias a ese intercambio comercial.
Es evolutivo hacer, por ejemplo, que el hombre sea capaz de utilizar la información para asimilar con más facilidad los cambios de su entorno, que los sepa aprovechar y promueva, tal vez, más cambios, siempre que sean para mejorar nuestra atribulada raza. Pero ese es otro hombre. Por ahora siguen presentes, en una gran parte de la población mundial, actitudes medievales como el racismo, el machismo y las demás formas de discriminación que empobrecen nuestro mundo convirtiéndonos en seres tecnológicos con mente cavernaria.
La suposición de que lo racional es estar bien informado es uno de los problemas de nuestra época, en la que se considera que tener acceso a mucha información va a desarrollar la razón. La información es útil precisamente para quien tiene una razón desarrollada.
La tecnología, en su conjunto, sin duda nos puede ayudar a evolucionar. Lo que ya tengo menos claro es hacia dónde vamos pues, sin gente inteligente que la sepa usar esos instrumentos extraordinarios, esa tecnología se puede convertir en una enorme forma de control y manipulación en manos de los de siempre, y no creo que debamos hablar de evolución si estamos sometidos al viejo poder que con nuevos medios más eficaces de control y manipulación está logrando lo que siempre ha buscado, el esclavo perfecto: el consumidor inconsciente y feliz.
Pienso en la evolución como una forma eficaz de hacernos más libres del miedo, del sufrimiento, de las enfermedades, de los prejuicios. En definitiva, la evolución sería aquello que nos hace, cada vez, más humanos.

Anuncios

Acerca de Javier Revolo

Javier Revolo escribe "Relatos Tóxicos" https://javierrevolo.wordpress.com/ y en la Revista mensual “Hontanar Digital” http://www.cervantespublishing.com/hontanar.html de la que es sub director. Vive en Sídney, Australia, y es abogado.
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Evolución

  1. felipejpg dijo:

    O cada vez más inhumanos amparados en la irreal humanidad, aún así, qué bien escribes, te expresas y nos haces llegar tus letras como susurros de esperanza, amigo, un gran abrazo

    Me gusta

  2. Estimado Felipe! como puedes ver nos encontramos hace tiempo inmersos en el “Mundo Feliz” de A. Huxley, y tal vez en algo peor, porque el escritor americano no pudo preveer la adscripción no solo voluntaria de la humanidad a su sometimiento, sino ademas con “el placer y felicidad” que disfrutan al ser sometidos por el sistema. Nos prepararon como a los animales de Pavlov y al fin ahora ya solo necesitan de empleados de marketing para hacer que el mundo siga su curso derecho a la extenuación y el caos.
    Negativo? si, seguro, pero como no serlo si todo demuestra que ya no hay salida posible… una pena!
    Por suerte todavía quedamos por ahí desperdigados por el mundo personas que buscan la libertad, como tu y los poetas que están contigo.
    Un fuerte abrazo Felipe, eres grande!!

    Me gusta

    • felipejpg dijo:

      Así es querido Javier, permite que lance la bola a otro tejado, porque soy tan grande como minúsculo, ¿negativo?, no creo, sólo desde la verdadera oscuridad podremos ver y apreciar en su momento la verdadera luz, inmenso abrazo y te deseo como siempre salud y vida.

      Me gusta

  3. A veces me parece que sueno como un hombre de esos amargados, cansados, siempre quejándose cuando en realidad no paro nunca de reír, soy positivo y entusiasta, pero eso no hace que deje de mirar, de observar y entristecerme por el curso de este río que es la vida humana y de su previsible desembocadura.
    Gracias querido Felipe, no tienes que pedir nada, todo lo que escribo es tuyo!!

    Me gusta

  4. Jopeta!!!
    Yo sí que me siento pequeñita leyéndoos a vosotros dos!!!
    Cualquiera dice algo ahora…
    Bueno, algo sí puedo decir… Que os admiro y aprecio, a ambos, en grado superlativo…
    Felipe…, enorme placer verte… : )
    Y, querido Javier… Ya sabes lo que pienso de este “Evolución”…
    Pero no me importa repetir que si yo supiera escribir como tú, sobre el tema diría algo muy, muy, muy parecido. Aunque nunca tan bien como lo dices tú. Y hablo completamente en serio. No tengo tu capacidad de síntesis ni tu claridad de ideas… Ni tu fluidez ni clarividencia a la hora de plasmarlo en un papel… : (
    Así que estoy feliz como una perdiz (una perdiz feliz, claro) porque es un placer LEERME EN TI… ; )
    Con gratitud, admiración y cariño.

    Me gusta

  5. Querida Bea!
    Es un honor y un placer tener que responder a un comentario de una persona a quien admiro y respeto como a ti. No se trata de hacer de esto de un juego de halagos, claro que no, pero ambos sabemos que hay en nuestra forma de ver el mundo y la vida cosas muy parecidas, sincronías, llamemoslas coincidencias por no haber una mejor calificación. Entonces, como no poner una especial atención a lo que dices, a tus escritos? como dices de los míos, yo también me veo reflejado en los tuyos, en tu modo de decir y sentir. Es una maravilla.
    Me alegra saber que estas allí, detrás de otro teclado, escribiendo comentarios a mis textos, escribiendo en general, pues siento que tienes mucho que decir y que deberías hacerlo mas a menudo… bueno, también respeto tu silencio, como es menester. Pero que sepas que te extranyo.
    Gracias y Viva Bea!!!

    Me gusta

  6. La idea del progreso por el progreso creo que sigue siendo un error, el problema es ques e lanzan nuevos inventos y se aceptan sin ninguna reflexión. Tal vez sea cierto de las nuevas tecnologías nos hacen más eficaces pero ¿ nos hacen más felices, nos ayudan a encontrar lo que verdadderamente buscamos, o simplemente nos van creando, en ocasiones, necesidades que no nos aportan nada? Tal vez deberiamos reflexionar hacia dónde queremos avanzar y después aprovechar lo que se nos ofrece.

    Un saludo

    Me gusta

  7. Hola Javier
    Me gusta que menciones la palabra progreso en tu comentario. Progreso es una palabra -creo- mas adecuada para estos cambios, importantes y muchos de ellos profundos, que están sucediendo en nuestra sociedad. Pero cuando escucho hablar de evolución es cuando me salta la alarma, pues eso supone una eficacia positiva, permanente, para la humanidad, como resultado de la aparición de esos cambios y, para mi, eso está aun muy lejos de ser cierto. En todo caso me parece ingenuo decirlo, cuando no irresponsable, pues lleva a pensar que los cambios en si mismos son condición sine qua non de mejora de nuestra especie, lo que no es cierto, y aun está por verse si lo será en el futuro.
    La evolución es mucho mas que los cambios -hay cambios, como sabemos, que son pruebas fallidas-, pero si que creo -y espero- que el progreso en diversos campos del hacer humano puede llevarnos a evolucionar. Pero también puede ser, como dije, que justamente gracias esos cambios, con su apariencia de novedad y maravilla, nos sigan sometiendo a placer. Y todos al final tan “evolucionados” con nuestros aparatitos nuevos y sin que hayamos ganado nada y mas bien sigamos perdiendo libertad, como parece ser la tónica de nuestra época.

    Me gusta

  8. Hola Javier. En este tema, como en tantos otros, tienes toda la razón, ¿por qué pensar que un desarrollo tecnológico, cada vez más complejo, equivale a avance o progreso? El hombre actual, con toda su tecnología, sigue haciéndose las mismas preguntas (el que se las hace, claro) y sigue con la misma duda ontológica que los griegos de hace veinticinco siglos. Y mientras tanto…¡cuantos juguetes acumulados!

    Un fuerte abrazo primo.

    Me gusta

    • Hoy leí que, gracias a Internet, compartimos mucho más que nunca: vídeos, fotos, música, libros, etc. Lo que es cierto. En general, hoy estamos más interconectados y eso permite este tipo de intercambio, que es gratuito en su inmensa mayoría, y esta es la clave del asunto, pues en una sociedad de consumidores asalariados como la nuestra, adquirir o permitir que otros adquieran sin que nos cueste nada, no es un acto trascendente. Para dar un salto adelante y poder decir que hemos cambiado gracias a esa profusa actividad de compartir, debemos compartir lo que nos ha costado algo (mucho o poco, pero algo) de trabajo, de tiempo o de dinero, entonces estaríamos hablando, no sé si de evolución social, pero sí de un gran cambio en nuestra actitud de dar lo que poseemos, pues creo que ésta, a día de hoy, sigue intacta, es decir, seguimos siendo los mismos ambiciosos egoístas seudo felices que éramos antes del “sharing” que hay en la red. Compartimos más, pero eso no nos ha afectado, ni nos afectara, en nada.
      Como dices, mucha tecnología y seguimos mas o menos igual.
      Un fuerte abrazo querido Miguel!!

      Me gusta

      • Crissanta dijo:

        Gracias por pasearte por mi blog. Interesante post. Tendre mas tiempo para leerte y dejarte un comentario pensado después. Espero. Mientras tanto, mucho gusto. Saludos!

        Me gusta

  9. Hola Crissanta. Es un gusto saber de tu visita, he leído algunos textos y poesías en tu blog, tengo que regresar a leer mas pues me gusta cómo escribes, tu estilo y los temas que tocas.
    Encantado de conocerte. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s