Una cabeza bien amueblada

Relatos tóxicos

Tal vez lo que quería era tener un hombre dentro de sus cuatro paredes. Alguien que deje sus cosas regadas por todas partes; unos vaqueros grandes, una camisa, tal vez una corbata, el olor de un perfume cítrico, un rastro amado y odiado a partes iguales. Era mucho tiempo de vivir sola entre sofás mullidos y una alfombra color canela de pared a pared. Su último novio la dejó entre cuadros que repiten una sola imagen, ante un espejo que comenzaba a trasmitirle una sensación difícil de explicar.

Hace poco conoció a alguien por Internet. A ella no es que le gustase la idea de usar el servicio de páginas web que supuestamente te relacionan con tu príncipe azul, pues lo veía como una derrota antes de empezar, conocer a alguien así le parecía ridículo, no, ella es una mujer acostumbrada al -ahora viejo- sistema de seducción cara a cara, previa…

Ver la entrada original 680 palabras más

Anuncios

Acerca de Javier Revolo

Javier Revolo escribe "Relatos Tóxicos" https://javierrevolo.wordpress.com/ y en la Revista mensual “Hontanar Digital” http://www.cervantespublishing.com/hontanar.html de la que es sub director. Vive en Sídney, Australia, y es abogado.
Esta entrada fue publicada en Narrativa. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una cabeza bien amueblada

  1. audrey lena miller dijo:

    Excelente !!!! Final inesperado … Bacan !!!
    Abrazos

    Envoyé de mon iPhone

    >

    Me gusta

  2. Hola querida Audrey!
    Gracias. Me alegra saber que te ha gustado!
    Besos

    Me gusta

  3. Pensador dijo:

    Soberbia imaginación, en un relato tan corto das vida a varios personajes -que conduce a despertar el interés- que se relacionan entre sí. Buen detalle la descripción tan caliente de la fantasía erótica, es un plus de tu narración, y el final, que da un giro de ciento ochenta grados al posible final que yo supuse, me hizo reflexionar en la realidad… de la realidad: Ésta no es necesariamente la que nos merecemos y, de alguna manera muy personal, algun@s pretendemos en algún momento… refugiarnos de ella.

    ¡Felicitaciones! Una original historia muy bien escrita.

    Saludos, Javier.

    Me gusta

    • Hola pensador
      Muchas gracias. Se trata de un relato de los que escribí hace un tiempo, al volver a leerlo lo corregí un poco -aunque no lo suficiente pues cuando lo leo siempre encuentro cosas que corregir- y lo colgué otra vez, es que la idea de la “cabeza bien amueblada” o la mente como una habitación, en la que las ideas son como muebles, se suele decir de las personas que son consideradas inteligentes o bien articuladas, me gusta. Sobre todo me gusta cuando se trata una “habitación y muebles” de una persona que no está del todo cuerda… cómo vive ella entre esos muebles y cómo la ven los otros, en todo caso, uno ve el mundo desde su mente y es normal que prefiera su mundo aun cuando este no corresponda con lo que debería ser, la realidad convencional, el estar de acuerdo con el mundo.
      Bueno, ahí está; muchas gracias por leer!!
      Saludos pensador!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s