Tigre siberiano

 

Hoy me enteré de que seducir es como conducir, pero a un lugar peligroso. En el génesis bíblico la serpiente seduce a Eva. La conduce al mal.

Busco la seducción. Que me seduzcan. Que surquen mi cuerpo en la intimidad. El sur. Busco el sur en la intimidad. En público soy más nórdica, puritana, seria. Busco la seguridad de día, en el norte.

Descubrimos juntos la serpiente. Danza delicada de Eurímedes, penetrada por la serpiente progenitora del mundo. Y bailamos descalzos, solos, en la habitación, muchas músicas. Gracias por la habitación y por tus músicas. Por tu sur en el norte. Por habitarme como lo hiciste.

Tienes licencia para conducir. Me basta con cerrar los ojos para sentir la carretera en el cabello, tu cuerpo de tigre siberiano alargado temblar contra mi cuerpo, estás adecuadamente drogado porque no quiero que me devores de un solo bocado, así te puedo disfrutar, conducir tus miembros y hacerte mío, así me puedes comer y disfrutar, sin hacerme daño.

Al despedirse la noche trepo sobre tu cuerpo que me lleva a un desierto blanco en el sur, bajamos laderas de dunas bañadas por el sol del amanecer. Te miro y estás allí, a miles de kilómetros, besándome, y dibujas con saliva en el interior de mis muslos, tu nombre, haces un ribete que baña mis labios e introduces dedos hasta hacerme correr sobre esa carretera que transcurre mi pelo abriéndolo como una mano que baja entre los cabellos.

La danza de la noche se vuelve día, el norte no se torna sur. Tú no puedes estar en todas partes. Tienes licencia para seducir pero tu mundo es el de la noche, transportas material peligroso sobre tu lomo, y lo llevas siempre al sur, a esas dunas en las que se hunden tus pies desnudos.

Tu cuerpo recorre otra piel, tigre alongado de Siberia, y los quejidos en la noche llegan hasta mis oídos descansados y aguardo, silenciosa, hasta que esa mujer se disuelva, como yo, entre tus cálidas sábanas.

Otro día llegarán los gorriones, con sus crueles primaveras, y alguno de ellos, un poco más dionisiaco que el resto, escapará del vuelo ordenado y geométrico de su bandada, y se comerá tu pancito con deleite, y te llevará a volar lejos, lejos, a donde no conocen ni tú ni el gorrión.

Te mando un beso de dragona,  un beso de fuego de animal inexistente, de los que saben desaparecer.

Tigre siberiano

 

Anuncios

Acerca de Javier Revolo

Javier Revolo escribe "Relatos Tóxicos" https://javierrevolo.wordpress.com/ y en la Revista mensual “Hontanar Digital” http://www.cervantespublishing.com/hontanar.html de la que es sub director. Vive en Sídney, Australia, y es abogado.
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s