La señal

Eres la mujer
de la cama,
de la luz
entre el pelo,
de la bata
entreabierta,
del abrazo
delicado.

En la habitación,
tus largos cabellos
no se sostienen
por la gravedad,
sino por la oscuridad.

Tus ojos de amor
se apoyan
como dedos infantiles
sobre mis labios
cuando hablo,
y de tus besos

la saliva dulce
se convierte en sangre

que me penetra y nos une para siempre.

Hoy,

las sábanas blancas
la almohada
larga
la ventana
las luces de afuera
y la noche

son las mismas,

tus cabellos,
sin embargo,
reflejan un sol mas viejo,
y tu piel oscura

absorbe su luz.

Nosotros habitamos
los mismos cuerpos,
pero aquellos
de la noche estremecida,
están en otra parte,
esperando,
entre la costumbre de los dias,
una señal
que no acaba de llegar,
entre los colores,
los olores de aquella cama

cubierta de ayer,

porque saben

que llegará con el viento

y eso los mantiene
fervientes
sacerdotes de un dios

solo para dos.

Acerca de Javier Revolo

Javier Revolo escribe "Relatos Tóxicos" https://javierrevolo.wordpress.com/ y forma parte de la Asociación literaria Trilce que promueve la creación en lengua castellana en Australia. Vive en Sídney, Australia, y es abogado.
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s